Te invito a soñar

Desde la antigüedad el hecho de tener sueños se ha considerado como una manera de contacto con la divinidad y el mejor modo de adivinar futuros eventos. El subconsciente tiene toda la culpa de ellos: al procesar todos los problemas y motivaciones que tenemos en nuestras vidas aparecen los sueños, esas representaciones en la fantasía de sucesos e imágenes mientras se duerme: los pensamientos del ilusionado soñador.

Y es que los sueños y su base inmaterial nos proporcionan noches (y tardes de siesta, cabe destacar) en las que podemos imaginar todo lo que nuestro subconsciente desea; soñamos todo aquello que queremos, que anhelamos, fantasías que no podrían ser vividas en la vida real despierta. Un mundo en el que no hay reglas, no hay límites establecidos. Eres tú y tu propia realidad ficticia.

Tú lo sabes y yo lo sé: tus sueños son únicos; los míos, también. Cada sueño, de hecho, es único. Nadie en este mundo tiene o podrá tener todas tus experiencias y emociones para dar lugar a un mismo mundo imaginario lleno de fantasía en su propia realidad. Tú eres el único que controlas, inconscientemente, tu propio mundo. Los sueños nadie te los puede quitar, nadie es dueño de tus sueños. Esto hace de cada uno de ellos especial y excepcional.

Ya al despertar, la situación es otra. También soñamos despiertos, pero no es un mundo tan ficticio. Volvemos en nosotros y nos damos cuenta de que nuestra mente vaga apagada, eliminando la realidad aparente e intentándonos llevar a otro mundo paralelo perecedero en el que todo lo malo desaparece. Sí, son sueños. Y sí, puede que te obligues a ti mismo a dejar de soñar. Pero, ¿cómo que dejar de soñar? ¿Qué sería vivir sin sueños hoy en día? No hablo de pesadillas en las que estás perdido o atrapado, ni de sueños malos en los que caes por un precipicio sin fin. De esos no, que no son de mi gusto ni agrado. Yo creo en sueños sin fronteras, y más en los tiempos que corren, que la gente ya no cree ni en su propia sombra.

Sueña todo lo que quieras, quita todas las barreras de un golpe. Crea un mundo en el que actives tu subconsciente al máximo. A mí me podrán quitar muchas cosas materiales y promesas, pero no mis sueños. Al fin y al cabo, todos somos personas. Todos respiramos. Todos amamos. Todos soñamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s