Ironía democrática

Curioso el modo en el que se describe a España como un Estado social y democrático, donde los españoles tenemos voz. Curiosos también los que conforman eso que se suele llamar Gobierno, que luchan por sacar adelante todo para, con, por… el país. El pueblo. Y qué desagradecidos nosotros, ¿eh? Que ellos lo hacen todo para mejorar, que las ILP que se presentan son locuras nuestras, que la Sanidad y la Educación no importan tanto, porque ellos necesitan dinero para otras cosillas que nos ayudan…

Pero Rajoy lo prometió antes de estar en lo que se hace llamar la presidencia del Gobierno. Y cambió todo lo prometido tras haberlo metido. A mejor, claro, no nos vayamos a equivocar. “España necesita urgentemente un cambio político y lo necesita como el comer para conseguir la recuperación económica y la creación de empleo”, decía, con el don de gentes que tanto le caracteriza, allá en 2011. Y el paro, “la principal razón para cambiar”. Sin paro dramático cuando llegara él. El Mesías, con música celestial de fondo y todo. ¿6.202.700 parados? Eso nada. Pocos. Hijos robados, desahucios, desempleo. ¿Y la jubilación? Espérate y verás: con bastón y todo a trabajar. ¡Perfecto!

Por lo demás, vamos a la moda. Pasar hambre es la moda. Pagar las hipotecas antes de comer, lo más chic en España. Así lo dice doña Cospedal, así se queda. Y el trending topic en Twitter de #Cospedalhijaputa sobraba, pero ella no. Crisis de ansiedad en la monarquía, que ya no es tan popu entre la gente. Que los escraches que se realizan son los malos, los de película que quieren robarte el protagonismo, que somos unos chupacámaras. ¿Cómo vamos a quejarnos de que acepten ILP que ayudan a toda la población? ¿Estamos locos?

“El futuro son los jóvenes españoles”, así que los dejamos sin recursos para que maduren, ¿no? Y luego, él y su equipo de Gobierno ni mu, que son el Gobierno del silencio: toman medidas y a callar, que son los papis de la democracia. Y democracia, reitero, por y para el pueblo en un gobierno que lo da todo por jodernos, digo, ayudarnos. Que solo miran por sus bolsillos y sus donativos para gastárselos en sus lujos, digo, su país.

A ver si somos un poco benévolos y les dejamos irse en sus coches oficiales a sus casas a gastar nuestro dinero. De verdad, somos tan desconsiderados…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s