Pan sin miga

En tiempos de operación biquini, con dietas y ejercicio a lo loco (que viene el verano pa’ lucir tipín), recuerdo el mito que decía que “la miga de pan engorda más que la corteza”. La miga del pan, esa que te hacía engordar nada más pronunciarla. Así, la corteza comenzó a ser protagonista de su propio cuento ideal, rechazando la idea de compartir cualquier degustación con su querida amiga miga. Desmentida la leyenda y pisando los pies en el suelo, me fijo un poco más en esa miga desechada, lo más rico del conjunto y tan repudiada durante tiempo. Y veo que, en su lugar, la gente se ha convertido en ese pan con corteza. Más o menos tostado, quizás… pero pan.

Corteza como punto clave de algunos, la miga no tiene cabida. Parece ser que, en sus vidas, lo que es imprescindible es cuidar el exterior, sin interior alguno que valga la pena. Terminan realizando así una lista donde la corteza tiene por atributos la sonrisa, el pelazo, la sesión de rayos uva y las mejores operaciones estéticas para estar bien monos por fuera. ¿Para el campo de la miga? Nada. Pero no únicamente en el aspecto físico se trata, no. La miga es el corazón, la empatía. Los sentimientos. Sí, sentimientos, eso que muchos no tienen. Lo peor de todo es que todos los nombres que me vienen a la cabeza son conocidos, gente sin corazón y sin razón que solo busca satisfacer todo lo que rodea su corteza, absteniéndose de probar lo que la miga conlleva. Queda claro que los políticos, del pan, solo quieren el borde. Pero no son los únicos. Ay de ellos si cambiaran sus gin-tonics por pan con mantequilla entre cortados… Bueno, qué digo. Quien es insustancial, es insustancial. Sin esencia…

La clave está en el equilibrio. Un poco de uno y de lo otro para conseguir mantenerse. Mens sana in corpore sano como forma de ver que no todo es lo perceptible a los ojos, sino que va más allá de la realidad aparente. Que llena más una pulguita que dos gin-tonics con tantas operaciones. Lo de fuera se va: lo de dentro, permanece. En tiempos de operación biquini, con dietas y ejercicio a lo loco… qué bien sabe el pan con miga.

@arunchulani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s