Desde la A hasta la N (segunda parte)

“La N es de muchas cosas. La N, por Nunca. Por las cosas que nunca te dije. No las dije cuando pude, o cuando me dabas, al menos, la oportunidad de hacerlo. Nunca te dije la verdad: era yo quien quitaba las mantas de la cama en mitad de la noche. Quería que te acercaras lo máximo a mí, ser yo el único que te arropase. Tampoco te dije que me encantaba cada momento que te hacía rabiar. Te pones tan guapa con el ceño fruncido… aunque cuando te salía la vena antipática y celosa, agárrate. Nunca te lo dije, pero era insoportable. Quizás no te lo dije por cobarde. Nunca te lo dije.

La N, por Nada. Ya no queda nada. Nada de nosotros, de la cama que jamás hacía cada mañana. Nada tuyo en el armario. La hucha de los planes improvisados ya no es hucha, sino adorno. Con polvo. Mucho polvo. Y dentro, ni un solo céntimo para nuestras escapadas a lo desconocido. Tampoco está la ilusión que antes la llenaba, no. Todo se ha quedado en la nada, en el lugar al que tú has mandado lo que hemos sido y podíamos haber sido. Lo que sé que habríamos sido. Y sí: sé que yo también tengo mi culpa, pero lo he intentado todo por los dos. He hecho todo lo que ha estado en mi mano. Y tú, ¿qué has hecho? Nada… Nada por lo nuestro.

La N, de Nuestro. Nuestro destino truncado, nuestro piso, nuestro futuro. Nuestra forma de vivir, nuestros hijos en mente. Ahora existe lo tuyo y lo mío, por separado. Así lo quisiste tú: huiste. Huiste por una discusión, por el miedo a las que pudieran venir. Huiste porque querías alejarte de lo malo, sin saber que también te alejarías de lo bueno. Y mi fallo, dejarte huir. Tampoco eras mi presa, mi encarcelada…, más bien, era al revés. Pero te dejé escapar por el cabreo del momento, por la situación. Y te llamé, te fui a buscar. Te escribí. Te estoy escribiendo tras tanto tiempo, tras aquella absurda discusión en la que el orgullo pudo con los dos, aunque contigo también pudo el miedo. ¿De qué tienes miedo? ¿De volver a discutir? Pues a mí me encanta. Son momentos de una relación, vivencias a compartir. Y son solo nuestras. Algo más que se convierte en nuestro. O se habría convertido, más bien. Ahora queda tu miedo, o como quieras llamarlo, por un lado. Tú, con la botella de cristal, el sofá y la almohada. Y yo, por el otro. Con sed de ti… y algún que otro sueño roto. Los que eran nuestros.

Y la última N. En mayúsculas. En negrita. La N de No. Lo siento, pero no. Cuando leas esto, más tarde que temprano, no estaré donde siempre estaba. No me malinterpretes: siempre te tendré el cariño que te tengo. En ocasiones tendré ganas de abrazarte, de quitarte la manta, de hacerte rabiar. Mentiría si dijera que he dejado de quererte, pero no voy a seguir así. No. Tú sigues con miedo; al fin y al cabo, no has leído ninguna de las cartas que te he dejado. No has tenido el valor para hacerlo. Así que aquí la tienes: la última de mis cartas. El último suspiro, la última gota de tinta. El último sobre, violeta en esta ocasión. Un color que combate el miedo, que busca la paz. Tú combate el miedo; yo buscaré la paz en otra parte. Estoy seguro de que aquí no he de buscar más nada. Ojo: no huyo. He estado al pie del cañón, día a día, con cada una de mis letras en papel plasmadas. Ahora bien: si prefieres pensar que he huido, allá tú… Yo lo tengo claro.

No seguiré esperando, no. Ya no”.

Hasta la N. Era el fin de las cartas, el fin de lo que un día fue. Salió corriendo del portal por si, de casualidad, allí estaba esperando. Y no. Allí no había nadie, solo ella. Ella, el miedo, el sobre, la carta… y un mensaje claro:

“Nunca seremos, Nada habrá: lo Nuestro fue… No es”.

@arunchulani
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s