Qué tontería

Qué tontería la del viento y su manía de llevarse todo lo que ve por delante. Así, sin dejar rastro ni huella. Qué tontería cuando se lleva los suspiros, las carcajadas y los bostezos, y no los hace regresar hasta que sean totalmente necesarios. Menos tonterías cuando se lleva las palabras, que esas son mías, tuyas y suyas, y no del viento. Lo suyo es el aire, son las gotas de lluvia y el sonido que trae cuando el silencio apremia. Lo suyo tiene que ver con el frío y el calor, con las hojas de árboles caídas, en busca de un lugar donde terminar su ciclo. Pero no, rotundamente no: las palabras no son suyas. Indiferentemente de ello, su tan entrometido carácter y su manida manía de ser partícipe en lo nunca llamado le terminan haciendo protagonista de grandes charlas, de inaguantables discusiones y, para ir más lejos, también de películas. Qué tontería… y a la vez no tanta. Su omnisciencia le convierte en el amo de los hilos de la historia, moviendo a su antojo todo aquello que se interpone en su camino. El viento que se lleva los momentos de calor; también los que dan frío. El viento, el que termina por cortar desde sonrisas hasta lágrimas. Incluso gestos…

Qué tontería la del viento y su manía de llevarse todo lo que ve por delante. O, más bien, qué tontería y mala gana la del viento, que se lleva lo que él quiere llevarse y deja lo que le interesa. Que si tiene un mal día, los enfados son lo único visible y desaparece todo lo tierno. Que se lleva las palabras, deshace la montaña y aparece todo lo malo que quedaba oculto debajo. Y, por un instante, puede llegar a parecer que sí: puede llevarse cuanto quiera. El aire que nos rodea, el ambiente de una situación. Y sí: también las palabras. Las que no se dicen, las que se dicen y no se quieren decir. Las palabras que se lleva el viento y jamás vuelven… y las que vuelven.

Qué tontería la del viento, que se lleva lo bueno y deja lo malo. Que se lleva recuerdos y deja rencores. O, más bien, qué tontería la nuestra, que dejamos ganar al viento. Que terminamos acumulando rencor y olvidando recuerdos. Qué tontería.

@arunchulani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s