Ojalá

Siempre has tenido la potestad y dominio de las situaciones, estemos en el norte o en el sur. Al mando del momento, con el poder en tus manos y las decisiones en tus palabras, tus gestos y tus acciones. En cada instante esquivo de la casualidad has tenido algo que ver, ofreciendo circunstancias que no tienen su clara explicación. Son así. Y así han sido siempre, y digo siempre, aunque no debiera decirlo. Nunca se ha de decir siempre, siempre recordando no decir nunca… y cosas así. Ya sabes.

A pesar de ser tú el que decide si cogemos blanco o negro y ahora o después, aún hay decisiones improvisadas y consecuentes momentos inesperados que te hacen el eterno desconocido de todo lo que conozco por ahora. Por lo que has dejado ver hacia fuera y también, algo menos, hacia dentro. Y digo menos, no por ser irrisorio, no. Digo menos, que no insuficiente, por lo que es visible a los ojos de todos. Que por fuera todos pueden verte y conocerte, pero unos pocos por dentro. Y más tú, precisamente tú, que eres de sentimientos encontrados y escondidos en lo más hondo del mar que aún nadie ha descubierto. En un baúl. Con candado. Y sin llave. Y cosas así.

A pesar también de ser tú el que decides siempre, he de reconocer que sueles tomas muy buenas decisiones. Que yo acepto tales decisiones, las hago mías, me las adueño y las hago parte de todos los recuerdos que tenemos, también. Pero no siempre. Ni nunca, ni siempre. Que algunas de las tomadas no son las acertadas, y traen consigo otras. Y así, poco a poco, va llegando la adecuada, dejando conocer de ti algunas partes que, hasta ahora y por nuestras formas de ser, no había visto. Voy conociendo detalles que no me espero, que desconozco y que sorprenden. A través de los años. Y sorprenden, y tanto que sorprenden, no por ser malos, no. Todo lo contrario. Que detrás de la coraza hay emoción contenida, que esas emociones llegan a ser llanto… bueno, y cosas así que tú ya sabes. Que, poco a poco, yo también sé. En lo más hondo del mar descubierto. En el mar, y en tu baúl. Con candado. Sin llave. Y que ojalá siempre quede cerrado. Que ojalá nunca me dejes conocerte del todo.

Ojalá.

@arunchulani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s